¡Bienvenido a nuestro hotel, Invitado!
El Hotel Black Rose destaca por ser un hotel de 5 estrellas de lujo. Ubicado en el corazón de la ciudad de Ásterdam, entre dos sinuosos canales y el Palacio Real, Black Rose reinventa audazmente un rico pasado histórico que lo convierte en una joya legendaria, ante el resto de los hoteles de Holanda.
Últimos temas
» Come What May - AF. ÉLITE [BOTÓN CAÍDO]
Jue Mayo 29, 2014 4:44 am por Invitado

» SHIT: Afiliacion Elite {Reapertura}
Dom Mayo 25, 2014 11:17 pm por Miss Black Rose

» {Come What May} Cambio de botón y url ELITE
Sáb Mayo 24, 2014 8:01 pm por Miss Black Rose

»  «Hotel room nº 205» Beatrice Albarn
Jue Mayo 22, 2014 10:33 pm por Alphonse B. Deutsch

» No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]
Jue Mayo 22, 2014 3:36 am por Beatrice Albarn

»  «Sparks Fly Out» Gretel [+18]
Dom Mayo 18, 2014 2:15 pm por Alphonse B. Deutsch

» Oh, here we go again. {Libre}
Vie Mayo 16, 2014 12:00 pm por Park Hyun Jin

» # Búsqueda de Rol
Lun Mayo 12, 2014 10:00 pm por Alessandro Palatino

» Las Vegas +18 (Cambio de botón)
Lun Mayo 12, 2014 11:07 am por Miss Black Rose

» ¿En busca de tranquilidad? (libre)
Dom Mayo 04, 2014 3:44 pm por Jazmin Aoyama




¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Vie Mar 27, 2015 4:01 pm.

No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]

Mensaje por Beatrice Albarn el Sáb Mayo 03, 2014 12:45 pm

¿Dónde estaban los de recepción cuando se los necesitaba? Beatrice buscaba a diestro y siniestro alguien que pudiese ayudarla. Acababa de llegar al hotel y quería dejar sus pesadas maletas en su habitación correspondiente pero como por el lugar no se presentaba ni un botones pues no podía. Buscó un sillón cercano en el que al menos poder descansar hasta que alguien se dignase a dar la cara, dejó sus maletas a un lado y se acomodó en el sillón en silencio.

 Le encantaba la moda y siempre solía ir bien vestida, con un estilo muy propio y cuidado. Para aquella ocasión, ya que no quería parecer una niñata, vestía un bonito y sencillo vestido blanco roto tirando a café, corto y ceñido que delineaba a la perfecci´on sus curvas, con cuello bebé y tirantes gruesos, mostraba sus lindas y claras piernas que quedaban estilizadas por unos tazonazos negros un tanto psicodélicos. Para terminar el conjunto llevaba su melena rubia recogida en una coleta alta con tupé y en su rostro un maquillaje muy natural que acentuaba su mirada profunda y azúl. Sinceramente no parecía una niña, no al menos una niña cualquiera. Estaba muy guapa y elegante, propia para la ocasión y sentada de una manera regia.

 Observaba el lugar con ojos curiosos, había algo pesado en el ambiente, algo que le recordaba a cuando un fantasma estaba por hacer su aparición pero en aquel lugar no terminaba por aparecer. Era una sensación muy extraña, un aura que rondaba el lugar como si se tratase de algún fantasma apegado al hotel. No era algo que le preocupase, siempre había estado involucrada en eventos paranormales allí a donde iba...tenía un iman para ello y por ello no lograba ponerle los pelos de puntas si no que despertaba su curiosidad por aquel lugar. ¿Que cómo había llegado a Amsterdam y aún más curioso, a aquel hotel? Todo tenía una sencilla explicación.

 Beatrice había hecho saber a su padre que quería irse lejos de la familia a estudiar algo relacionado con su afición principal, el dibujo, no quería seguir siendo una carga para la familia y además sus hermanos la temían asi que no quería seguir entre ellos. Su padre, con contactos en muchos sitios, contactó con un antigüo amigo suyo profesor en una famosa universidad de Amsterdam, lo arregló todo con él y en menos de tres días lo tuvieron todo arreglado a excepción de una cosa, el alojamiento. Ese iba ser un verdadero problema pues con los antecedentes de situaciones extrañas de Beatrice no hacían viable que compartiese piso o que se quedase en las residencias de la facultad. Así pues comenzaron a buscar un piso o un hotel en el que Beatrice tuviese cubiertas todas sus necesidades y...sin saber como, como si el hotel los hubiese encontrado en vez de haberlo encontrado ellos a él, dieron con Black Rose. Dicho amigo informó al padre de Beatrice de todas las historias que rodeaban al hotel y aún así el lo vio perfecto para la jovencita, estaba seguro de que el lugar le encantaría, y no se equivocó, era y es el lugar indicado para Beatrice.

 Así, con todo arreglado y sin miedo a nada, antes de que la primavera empazase y así llegar con el segundo trimestre de la facultad. El viaje a Amsterdam fue todo una experiencia y quedó prendada de la ciudad encuanto el taxi del aeropuerto la llevó hasta el hotel. Su primera impresión sobre su nuevo hogar era que aquel lugar no iba nada con ella, parecía demasiado correcto, demasiado...estirado quizás. Pero encuanto cruzó por la puerta de entrada hubo algo que le hizo cambiar de opinión, no era solo la gente o la decoración si no que algo en el ambiente la impulsaba a quedarse, algo le decía que allí estaría bien, que era su lugar...que al fin había encontrado un lugar en el que estaría agusto y en el cual no debería de ocultar quien era realmente. Quedó pendada del hotel Black Rose y no pensaba si quiera en irse.

 Y allí estaba, esperando a que alguien del servicio diese señales de vida mientras rememoraba el camino que había recorrido hasta llegar al hotel y en aquel instante estudiaba la decoración victoriana del hotel, parecía realmente antigüo y estaba segura de que no estaría exento de polémica, seguro que hacía años en aquel lugar había pasado cosas extrañas, paranormales. Era capaz de sentirlo, de percibirlo y se sentía ansiosa por destripar todos los secretos del hotel, de conocer a todos sus habitantes, no solo los vivos, y sobre todo de poder vivir de una vez por todas tal y como ella quería.

Conjunto de Beatrice:


avatar
Beatrice Albarn

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]

Mensaje por Atenea Diamantidis el Dom Mayo 04, 2014 5:51 pm

Limpie unas lágrimas de mis ojos mientras miraba fijamente aquel apuesto chico frente a mí – se ven muy bien juntos, les deseo lo mejor -  dicho eso le di la espalda empezando a caminar pero en pocos segundos corrí llegando a la sala central del hotel mientras mas lagrimas corrían por mis mejillas intentando ocultar mi rostro secando mis lágrimas con un pañuelo , di unos pasos y me coloque frente a un gran espejo donde observe aquel hermoso vestido rojo a juego con unos tacones negros y para finalizar mi delicado rostro en el cual se podía aun notar el resto de mis lagrimas las volví a limpiar mientras me miraba – me alimente de ilusiones y ahora parezco una tonta al regañarme sola – sonreí amargamente y me perdí entre la multitud mientras aquel chico corría tras de mi perdiéndome entre la gente que pasaba.

Camine unos pasos más y me encontré con la mirada de una joven rubia, aunque inmediatamente mire un hombre que se acercó a mí, haciendo una leve reverencia al estilo coreano mientras yo lo imitaba , aquel hombre era el director del dorama en el cual yo era la protagonista había logrado filmar ciertas partes en el hotel y ahora me alagaba por mi desempeño , sonreí dulcemente las lagrimas había desaparecido y ahora mi rostro estaba radiante – gracias por sus halagos pero todo es gracias a su trabajo y al de los demás yo solo pongo mi pequeña parte – dije con aquel tono dulce que me caracterizaba mientras el sonreía y se retiraba , a continuación hice varias reverencias agradeciendo al resto de actores y miembros del equipo como también a los huéspedes que se habían quedado observando la escena y ahora aplaudían divertidos – muchas gracias por todo – dije de manera serena pero amable mostrando siempre una linda sonrisa – lo más importante es que haya sido de su agrado – comente mientras me retiraba a sentarme a unos de los sofás a descansar un poco mientras intentaba decidirme si comer aquí o ir a la ciudad o quizás dormir un rato , en estos días mi abuelo había autorizado al director darme más libertad lo cual me emocionaba siempre he crecido siguiendo las reglas y ordenes de mi abuelo lo cual jamás me ha molestado pero tener la oportunidad de decidir por mí misma era agradable, después de todo siempre debía mantener una postura perfecta en todo aunque debía aceptar que eso no era complicado después de todo era yo la que lo hacía.

Luego minutos llegué a unos de los sofás, aquella señorita rubia seguía hay sentada de seguro acaba de llegar  - buen día–  dije amablemente mientras me  adentraba  en aquella sala y me sentaba en uno de los cómodos sillones, aquella joven se parecía mucho a varias chicas que he visto por aquí, todas hermosas, blancas y rubias aunque yo era blanca mi color era más nivel.

Tome una de las revistas y empecé a ojearlas rápidamente aunque mi atención fue interrumpida por la conversación de dos mucamas , inmediatamente me puse algo pálida y respire de manera profunda – los fantasma no existen – dije en voz moderada aunque mas bien me lo estaba diciendo a mí para tranquilizarme – son solo rumores – pensé sacando una botella de agua de mi bolso para poder beber un pequeño trago con la esperanza de tranquilizarme aunque seguía igual así que mejor saque varios caramelos de mi bolso y los coloque en un recipiente de cristal rápidamente después de eso me lleve uno a la boca mire a la chica – si deseas puede tomar cuantos quieras – dije amablemente aunque mi voz sonó algo temblorosa por el reciente nerviosismo que se acumulaba en mi aunque poco a poco iba tranquilizándome, odiaba enserio ponerme así pero era mi mayor debilidad era un pequeña cobarde y hasta he llegado a pensar que no existía alguien más cobarde que yo y aun así termine en este hotel, es verdad que lo elegí para poder descubrir más sobre mi padre pero aún así no he podido enfrentarme a mis miedos.

Outfit:


파스텔 소녀



My life summary


owo:

The guy in my dream ..:


<3:
avatar
Atenea Diamantidis

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 06/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]

Mensaje por Beatrice Albarn el Jue Mayo 22, 2014 3:36 am

Le echa un ojo a la chica asiática de revista que acababa de sentarse junto a ella. No parecía darle miedo sentarse junto a desconcidos y a ella la compañía no le desagradaba asi que no dijo nada. Al igual que la chica escucha la conversación entre ambas mucamas con una sonrisa en su rotro, estaba aterrorizadas, habían escuchado algo a cerca de alguna presencia extraña en los pisos superiores, ya nadie se atrevía a subir. La sonrisa de Beatrice se hizo mucho más amplia cuando la muñquita asiática en pánico les dice que aquello no puede ser, que los fantasmas no existen. Deja que su risa se escuche aún más y niega con la cabeza, no niega al ofrecimiento de la joven de un caramelo y tras introducirse aquel caramelo dulce en su boquita la miró, más bien la estudio con la mirada lentamente, con esos ojos azules suyos casi tan tenaces y fríos como el propio hielo y acto seguido se propuso conversar con aquella chica, quería comprobar hasta que extremo llegaba su terror irracional hacia algo que no veía, hacia los fantasma cosa que ella, en su caso, si que lograba percibir:

  -Y digame una cosa señorita...¿En qué se basa usted para decir que no hay más vida en el más allá, que los fantasmas no existen?- Enredaba un mechón de su alta coleta entre los dedos, distraidamente, saboreando el caramelo.- Es más, en lo que a mi me consta este hotel esta rodeado por no una, si no varias historias de miedo bastante verídicas además de claro está, seguramente todos los horribles sucesos que aquí habrían ocurrido....a decir verdad esa sería la razón por la cual esas pobres almas en pena siguen amarradas a esta vivienda...

  Solo buscaba aterrorizar a la morena para su propio divertimento pero en el proceso se había dado cuenta de algo que era realmente importante ¿Por qué habían tantas almas rencorosas allí ligadas? Ella misma cababa de responderse, algo horrible tuvo que haber pasado en aquel lugar para que todas esas almas quedasen ligadas a la tierra, al mundo de los vivos...deberían de tener terribles cuentas pendientes con los vivos, lo único que esto podía indicar es que la mayoría de ellos no serían muy amigables, de ahí las historias y leyendas de terror acerca del hotel. Debería estar bien atenta si no quería caer en estupideces como aquella de decir que los fantasmas no existen...ella sabía de sobra que si lo hacían, llevaba conviviendo con ellos durante toda su vida y sabía como tratar con ello, asi que ese no era el momento para volverse una cobarde.

  Esperaba conseguir el efecto deseado en aquella joven asustadiza, era  bien bonita, como había pensado antes, una muñeca, como estas que estaban muy de moda pese a haber estado consideradas como algo de frikis, grupo en el que ella se incluí pues toda esa cultura japonesa de animes, mangas, muñequitas preciosas y demás le encantaba. Tras haber causado tal imprensión de chica con malicia y un tanto retorcida decidió que no menos debería presentarse, asi pues le tendió su blanca y sauve mano, de uñas pintadas en gris y piel bien hidratada y olorosa, siempre olía estupendamente y la verdad no es que hiciese mucho incapie en ello.

  -Siente parecer una educada, mi nombre es Beatrice Albar, puedes llamarme Tris o como gustes.

   Le dedica una de sus más logradas sonrisas, de estas que iluminana la mirada pese a no ser normalmente muy amigable pero no quería tener ya una mala reputación desde el princio. Quería intentar ser amable pese a no poder remediar el cerrar la boca cuando oía acerca de fantasmas y actividades paranormales, y seguramente, como no, le traería más que un problema como en su pasado. Pero en aquel momento la chica sentada junto a ella no la conocía y podía intentar enmendar sus  errores, aunque claro no podría ocultar durante mucho tiempo quien era realmente.

   ¿Qué haría la asustadiza chica asiatica? ¿Saldrá corriendo o se enfrentará a Beatrice pese a lo que esta pueda decirle? Esperemos que lo segundo porque si no vaya encuentro más poco fructuoso, no creeis.

   
Gomen T^T:
Siento haber tardado tanto con la respuesta pero andaba ya con los finales y no podía distraerme, ahora ya acabé y estare  mucho más activa, espero que te guste el post. Y de nuevo perdooon.


avatar
Beatrice Albarn

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.