¡Bienvenido a nuestro hotel, Invitado!
El Hotel Black Rose destaca por ser un hotel de 5 estrellas de lujo. Ubicado en el corazón de la ciudad de Ásterdam, entre dos sinuosos canales y el Palacio Real, Black Rose reinventa audazmente un rico pasado histórico que lo convierte en una joya legendaria, ante el resto de los hoteles de Holanda.
Últimos temas
» Come What May - AF. ÉLITE [BOTÓN CAÍDO]
Jue Mayo 29, 2014 4:44 am por Invitado

» SHIT: Afiliacion Elite {Reapertura}
Dom Mayo 25, 2014 11:17 pm por Miss Black Rose

» {Come What May} Cambio de botón y url ELITE
Sáb Mayo 24, 2014 8:01 pm por Miss Black Rose

»  «Hotel room nº 205» Beatrice Albarn
Jue Mayo 22, 2014 10:33 pm por Alphonse B. Deutsch

» No hay mal que por bien no venga [Privado con Atenea]
Jue Mayo 22, 2014 3:36 am por Beatrice Albarn

»  «Sparks Fly Out» Gretel [+18]
Dom Mayo 18, 2014 2:15 pm por Alphonse B. Deutsch

» Oh, here we go again. {Libre}
Vie Mayo 16, 2014 12:00 pm por Park Hyun Jin

» # Búsqueda de Rol
Lun Mayo 12, 2014 10:00 pm por Alessandro Palatino

» Las Vegas +18 (Cambio de botón)
Lun Mayo 12, 2014 11:07 am por Miss Black Rose

» ¿En busca de tranquilidad? (libre)
Dom Mayo 04, 2014 3:44 pm por Jazmin Aoyama




¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Vie Mar 27, 2015 4:01 pm.

Verdad y consecuencias | Privado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Verdad y consecuencias | Privado.

Mensaje por Baek Shin Woo el Jue Feb 27, 2014 1:18 pm

Verdad y consecuencias
con Erin N. Doyle

Por fin me tomaba un descanso, y no iba a desaprovecharlo. Rondé unos cuantos minutos por mi oficina, hasta que salí de allí, volando del nido para redescubrir el hotel que piso. Es una rutina, un ritual para cerciorarme que nada salga de su control. Además, muchas veces los empleados me hacen salir para que mirara en algunas habitaciones ‘encantadas’ donde les hace temblar hasta la medula, y a mi opinión, no creo en nada de eso. Son tan solo puras fantasías ante el reflejo de una mala treta de sus pobres mentes. Más que tener empleados, tengo pacientes que escaparon del psiquiátrico.

Pude llegar hasta la recepción, un lugar donde las puertas se abren para el público millonario o que pueda costearse una maravillosa noche. Los jóvenes se hicieron a un lado al verme pasar, cautivos del que les paga el sueldo, no es muy común que éste en la zona más baja. Inusual, diría. — Ahg, no soy una estrella de hollywood, caminen —aullé, el espasmo en sus caras permanecía y reaccionaron con mi ladrido. Desgraciadamente, alguien que no deseaba ver se encontraba en el mismo lugar: Erin. Allí estaba, mis ojos se volvieron más gélidos que los páramos antárticos. Un chasqueo de lengua, y permanecí inmóvil para que no se percatará de mi presencia. Maldita mocosa. Maldecía, sino fuera porque mi madre la adoraba y porque se la necesitaba, seguramente estaría su cadáver flotando en algún río de Holanda. En serio, no hay nada más molesto que sus intentos de coquetear, creyéndose la reina que puede mangonear a cualquiera que se le arrodille y besé sus pies. Lo único admirable que destacó, es su perseverancia. Conozco su expediente laboral y es excepcional, pero para su suerte soy el que puede mandarla a su lugar de origen, literalmente.

Caminé a unos pasos adelante, metiendo mis manos algo tibias en los bolsillos de mi saco y la mirada atenta a la fuente. — ¿Quién diablos desperdicia monedas y las tira a la fuente? —fruncí el entrecejo, estaba atónito, fijando mis ojos en las monedas que brillaban ante el ritmo paulatino del agua caer. De seguro creían que pedir un deseo a la fuente era otra atracción más del hotel, se equivocan, y ciertamente esto me da para indagar en el tema. “La fuente Black Rose, tiré una moneda y pida su deseo”, si ese eslogan sirve para aumentar las ganancias, la utilizaría… De paso mandaría juntar las moneditas de aquellos creyentes. Todo sea por ganar más dinero.

Una secretaria me sacó del trance, mostrándome un papel de las estadísticas diarias y me alcanzó un bolígrafo para que firme. Obviamente, no firmaría sin leer a fondo. Se marchó después de dejar mi huella, que por cierto, tenía un diseño con estilo, teniendo curvas no tan simples de transcribir. Mientras, la chillona e inconfundible voz de dicha fémina logró descubrirme con las manos en la masa. No me di la vuelta, preferiría ignorarla aunque la estén secuestrando. Vamos, tenía los placeres del hotel y no pagar nada en cualquier parte, y lo único que se le cruza por la cabeza es entrometerse en mis asuntos y mi estado pacifico. No sé que quiere de mí, pero no ganará nada más de lo que ya tiene. En cierta forma siento lástima por Dylan, aunque aparentemente no parece molestarle, no lo comprendo ¿es idiota?


avatar
Baek Shin Woo

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 02/01/2014

Ver perfil de usuario http://wakeup.gratis-foros.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdad y consecuencias | Privado.

Mensaje por Erin N. Doyle el Jue Feb 27, 2014 7:24 pm

Caminaba por la acera frente al Hotel Black Rose. Las gafas de sol que llevaba puestas de nada servían para ocultar mi identidad. No importaba de todos modos: parte del contrato era dejarme ser vista en los alrededores del hotel, como parte de la publicidad, así como entrando, saliendo y dentro del mismo.
Por supuesto, fui reconocida, un par de chicas de unos 15 o 17 años se acercaron emocionadas para pedirme una foto con ellas. Por más que me hubiera gustado negarme, sonreí adorablemente y acepté, asegurándome de estar de espaldas a la fachada del hotel, de esta forma su arquitectura característica sería reconocible en las fotos cuando estas circularan por las redes sociales más tarde. Más publicidad para el hotel. Comencé a preguntarme si lo que me pagaban por ser la imagen era suficiente para merecer tanta dedicación de mi parte.
Unos instantes después, atravesé las puertas del Black Rose, quitándome las gafas. Una de las empleadas de mi madre, a quién siempre dejaba conmigo en calidad de asistente personal, secretaría y por supuesto, espía e informadora para mi progenitora, comenzó a bombardearme con información acerca de mis compromisos para el resto del día.
Levanté una mano para hacer que se callara. Al ser un títere de mi madre y pasar tanto tiempo conmigo, podía comportarme como una perra con ella sin remordimientos y le dije que no deseaba ser molestada durante un par de horas. En un gesto distraído y un tanto infantil, tomé una moneda del bolsillo de mi gabardina y la lancé a la fuente de la recepción mientras pasaba junto a ella, con un solo deseo claro en mi mente.

Este simple gesto me transportó mentalmente a un recuerdo de mi infancia: mi padre y yo en Roma, pidiendo deseos en la Fontana di Trevi. “Obséquiale a la fuente una moneda y te otorgará un deseo a cambio” me había dicho aquel hombre al que tanto amaba y admiraba. El deseo de aquella vez y el de hoy no eran distintos. Siempre era el mismo deseo. Deseo vivir mi vida a mi manera.
Deseo que pareciera no tener la intención de verse cumplido.

Sacudí la cabeza mientras regresaba al presente. Alcancé a distinguir a una escurridiza figura algunos metros delante de mí: Shin Woo. Lo llamé una vez, pero no volteó hacia mi dirección. Conociendo a aquel hombre, estaba ignorándome.
Cualquier persona hubiese decidido dejarlo en paz… pero no yo.
Me adelanté, dando pasos largos sobre mis tacones de diseñador y alcanzándolo en unos momentos apenas. Puse una mano sobre su hombro, había notado que detestaba ser tocado, pero no me dejó alternativa.
- Mi querido Shin, es muy temprano para estar de tan mal humor – le dije sonriendo, sabiendo perfectamente que esto lo empeoraría aún más. Bien, él había puesto las reglas del juego desde nuestro primer encuentro y sería mejor que se atuviese a las consecuencias.



All that matters is the face you
show the world.

There she stood in the doorway and I was thinking to myself,
'this could be Heaven or this could be Hell'
avatar
Erin N. Doyle

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/02/2014
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdad y consecuencias | Privado.

Mensaje por Baek Shin Woo el Vie Feb 28, 2014 10:06 am

Pasos de tacones detrás de mí, la chiquilla se acercaba y yo seguía ignorándola. Aprecie el agua fresca y límpida por unos segundos más pero el toqué en mi hombro me hizo girar lentamente sobre mis pies. Evité lanzar una mirada despectiva, ya la misma chica lograba encender el interruptor del enfado. Mantuve mi expresión facial neutra, era un experto en no sacarla a relucir y estando cerca de la susodicha, automáticamente me vuelvo una bomba de tiempo. Tiene suerte que no esté cerca de algún objeto sólido y consistente para tirárselo a la cabeza. Crucé sus claros ojos, e inyecté los míos sobre ella. Iba a tomar sus palabras como ‘un agradable saludo’, bah, de bonito no tiene nada, solo me provoca nauseas.

No es mi cara de mal humor, flor irlandesa, es mi cara de enfermo al verte —hablé claro para que una persona de su nivel le entrara en la cabeza y, a la vez llamándola por su apodo oficial. Miré a mis alrededores, aún era algo temprano y los habituales clientes merodeaban en la zona, notando que la mismísima Erin Doyle hacía acto de presencia. — Algún día me provocarás cáncer si sigues buscándome —murmuré audible para ambos, dicen que las paredes tienen oídos, y no sería un gusto que los periodistas me involucren en estúpidos chismes de romance con la modelo. Aunque, ya lo han hecho una o dos veces, lamentablemente. Le lancé una sonrisa irónica, acompañando un rostro apacible — No sé si deba decirte, pero puedo despedirte en cualquier momento. Afortunadamente para ti, te estás volviendo muy popular y eso, hace que llenes mis bolsillos —hice una breve pausa, moviendo mis manos libremente—. Así que, cuando tu carrera haga un declive, otra tomé tu ‘reinado’ de las pasarelas, y te marchites: ese será el momento en que disfrutaré arrancar a raíz tu preciosa existencia. Porque yo ya no me hago cargo de flores marchitas, las tiró.

No tenía atisbo de preocupación en echárselo a la cara, toda modelo tiene un fin en su carrera, ya que es puramente comercial, las jóvenes y los aires nuevos van; vienen. Y llegará un momento en que ella se ponga arrugada y vieja, ya nadie tendrá tiempo de fijarse en una anciana. Contuve una risa ahogada, de imaginármelo daba mucha gracia. — Si tienes algo importante que decir, no me lo digas… No me interesa. Ah, si puedes desaparecer, mejor —indiferente, caminé hacía los sofás del lobby, muchos ya conocen mi temperamento, es duro y chocante, no tengo pelos en la lengua para decirte lo primero que se me pasa por la cabeza. Yo no me ando con jueguitos, por eso preferiría que mágicamente Erin fuera asesinada por alguien que no fuera yo, de seguro deben existir personas que sienten exactamente lo mismo.

Descansé mi cuerpo sobre el mullido y gran sofá en el que cabrían unas 2 o 3 personas, posee un hermoso color crema, haciendo juego con la arquitectura ecléctica y la iluminación que hace dar vida a la recepción, por supuesto, acompañando a los lados otros sofás. Uno está a gusto allí, y más allá, unos estantes con libros para quien desee mantener la mente ocupada, sería buena idea tomar uno ahora, pero ya me había puesto demasiado cómodo para levantarme e incluso me quedé en la esquina, dejando caer mi brazo en el acolchonado apoyabrazos. Elevé la cabeza al techo, y entrecerré mi mirada sin esperar nada.


avatar
Baek Shin Woo

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 02/01/2014

Ver perfil de usuario http://wakeup.gratis-foros.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdad y consecuencias | Privado.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.